Coombs directo

El análisis de coombs directo se utiliza para conocer si una anemia hemolítica puede ser debida a una enfermedad autoinmune o a fármacos. Así también esta prueba médica se usa para investigar una reacción transfusional o para diagnosticar la enfermedad hemolítica en el recién nacido.

¿Cuándo hacer el análisis de coombs directo?

El análisis de coombs directo se realizan si es que se presentan síntomas sugestivos de una anemia hemolítica; si se ha recibido recientemente una transfusión de sangre y se presentan síntomas de una reacción transfusional; también cuando un recién nacido presenta signos de enfermedad hemolítica del recién nacido.

¿Qué muestra se requiere para el análisis de coombs directo?

La determinación de coombs directo se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa para realizarse el examen de coombs directo?

Para esta prueba de coombs directo no se necesita ninguna preparación especial.

¿Qué es lo que se analiza durante el examen de coombs directo?

La prueba de coombs directo detecta anticuerpos unidos a los glóbulos rojos de la sangre. Los hematíes o eritrocitos (glóbulos rojos) presentan en su superficie celular unas estructuras conocidas como antígenos. Cada persona tiene un conjunto de antígenos característicos de sus hematíes, determinado por lo que hereda de sus padres.

Los antígenos principales de superficie de los hematíes humanos son los antígenos O, A y B, otorgando a los individuos unos grupos sanguíneos característicos: A, B, AB o O, en función de la presencia o ausencia de dichos antígenos. Otro antígeno de superficie importante es el D dentro del grupo Rh de la sangre. Si el antígeno D está presente en los hematíes de una persona, se dice que la persona es Rh+ (positivo); si estuviera ausente sería Rh- (negativo).

Por otra parte, existen otros muchos antígenos eritrocitarios que también caracterizan a otros grupos sanguíneos menos conocidos, como los grupos Kell, Duffy y Kidd.

Los motivos por los que los anticuerpos se unen a los antígenos de los hematíes pueden ser varios:

  • En enfermedades autoinmunes y algunas otras situaciones – hay personas que producen anticuerpos dirigidos contra sus propios antígenos eritrocitarios (de los hematíes). Estos autoanticuerpos pueden generarse en enfermedades autoinmunes y/o en algunas otras situaciones como linfomas y leucemia linfocítica crónica.
  • En anemias inducidas por fármacos – algunos fármcacos inducen que anticuerpos ataquen a los antígenos de los hematíes, causando hemólisis incluso en ausencia del fármaco. A veces, los fármacos se fijan a la superficie del hematíe causando anticuerpos que reaccionan frente a los hematíes (es relativamente raro, 1 entre un millón). Todo esto debe tenerse presente en el momento de la realización de una prueba de coombs directo.

Los fármacos pueden inducir que los anticuerpos se dirijan tanto hacia los propios fármacos como hacia los hematíes, provocando la destrucción de los hematíes en presencia del fármaco. Esto sucede con ciertos antibióticos como con penicilinas, cefalosporinas y pipercilinas administradas por vía intravenosa.

Es importante indicar al médico los fármacos que se ha estado tomando últimamente. En caso de que el médico sospeche de una anemia inducida por fármacos, suspenderá el tratamiento. Los síntomas suelen resolverse tan pronto como deja de tomarse el fármaco.

  • En incompatibilidades materno-fetales – un bebé puede heredar antígenos paternos que no se encuentran en los hematíes de la madre. Durante el embarazo y en el momento del parto, en el momento en que se va desprendiendo la placenta, cuando algunas células del bebé entran en la circulación materna la madre puede así quedar expuesta a antígenos extraños.

Esto puede ocasionar la enfermedad hemolítica del recién nacido, que no suele afectar al primer hijo sino a los siguientes embarazos, en los que los anticuerpos maternos cruzan la placenta y se unen a los hematíes del bebé, hemolizándolos.

No obstante, cualquier bebé puede resultar afectado por la enfermedad hemolítica del recién nacido, debido a los anticuerpos frente al sistema ABO. Por suerte, esta situación suele ser leve y constituye actualmente la primera causa de anticuerpos maternos frente a hematíes fetales.

Puede evaluarse la presencia de anticuerpos en la madre al principio del embarazo y en el momento del parto. La prueba de coombs directo realizada en el bebé de una madre con riesgo determinará si los anticuerpos maternos se han unido o no a los hematíes del bebé.

  • En una transfusión sanguínea – antes de recibir una transfusión sanguínea, se verifica la compatibilidad ABO y Rh entre el receptor y el donante, para prevenir reacciones transfusionales graves; es importante saber que los anticuerpos del receptor no reaccionen ni destruyan los hematíes del donante.

En una transfusión sanguínea, el sistema inmune del receptor también reconoce como extraños otros antígenos que sus hematíes no tengan, como los de otros grupos sanguíneos (por ejemplo, Kell o Kidd).

El receptor puede entonces generar anticuerpos que se unirán a los hematíes del donante. Cuantas más transfusiones se haya recibido, más fácil es que se presenten anticuerpos frente a hematíes. Todo esto debe tenerse presente en el momento de la realización de una prueba de coombs directo.

Cuando una persona presenta síntomas de una reacción transfusional después de haber recibido sangre se realiza una prueba de Coombs directa para determinar si los anticuerpos se han unido o no a los hematíes del donante.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis de coombs directo?

La muestra de coombs directo se realiza a través de la extracción por punción de una vena del antebrazo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?

Para esta prueba de coombs directo no se requiere ninguna preparación especial.

¿Qué significa el resultado de coombs directo?

Si la prueba de coombs directo resulta positiva es indicativo de que existen anticuerpos unidos a los hematíes. Normalmente, cuanto más intensa sea la reacción (más positiva sea la prueba de Coombs), más cantidad de anticuerpo unido a los hematíes habrá.

Esta prueba detecta la presencia de anticuerpos pero no indica; sin embargo, el origen o el tipo exacto de anticuerpo. Es necesario realizar una buena historia clínica y un examen físico exhaustivo, que permitan determinar si el resultado positivo a la prueba obedece a una reacción transfusional, a una reacción de tipo autoinmune, a una infección, a fármacos o a una incompatibilidad Rh materno-fetal.

Cabe destacar que un porcentaje pequeño de la población sana presenta también una reacción positiva a la prueba de coombs directo sin presentar por ello anemia hemolítica.

Si la prueba de coombs directo es negativa, los signos y síntomas seguramente se deben a otras causas y lo más probable es que los anticuerpos no vayan dirigidos contra los hematíes.

También puede interesarle: Colesterol total

LO QUE TIENE QUE SABER:

El examen de coombs directo es brindado por Citolab, laboratorio clínico y anatomía patológica. Puede encontrarnos en la avenida Guardia Civil N° 2187, en el Callao (referencia: frente al Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión). O también comunicarse a los teléfonos 4536469 o al 989344800 y 948079061.

A TENER EN CUENTA
Esta información proporcionada, a través de este medio, no puede reemplazar, de manera alguna, a un servicio de atención médica personal. De igual manera, estos datos y literatura médica no son los ideales para determinar algún diagnóstico o escoger algún tratamiento a seguir. Estos datos detallados sobre el examen clínico en mención son exclusivamente de carácter informativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *