Varicela zóster, Ig M

El examen de varicela zóster, Ig M se usa para diagnosticar un episodio de varicela zóster actual, reciente o pasado. Así también para demostrar la presencia de inmunidad frente al virus varicela zóster o antes de administrar fármacos inmunosupresores o para conocer si una infección por este tipo de enfermedad puede reactivarse.


¿En qué momento se debe uno realizar el análisis varicela zóster, Ig M?

Cuando se presentan síntomas graves o atípicos y el médico necesita distinguir entre una infección por varicela zóster y otra causa se debe realizar el examen de varicela zóster, Ig M. También en caso el médico necesite verificar si una persona está inmunizada frente a la varicela zóster.

También esta prueba de varicela zóster, Ig M es importante, en casos en que, antes de un trasplante de un órgano o cuando un niño, una embarazada o un individuo inmunocomprometido ha estado en contacto con otra que tenía varicela. Por todo lo mencionado, es importante el examen de varicela zóster, Ig M.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa para el examen de varicela zóster, Ig M?

Para esta prueba de varicela zóster, Ig M no se necesita ninguna preparación especial

¿Cómo se utiliza el examen de varicela zóster, Ig M?

De igual manera, este examen de varicela zóster, Ig G, se utiliza en los casos siguientes:

• Determinar si una persona ha estado expuesta al varicela zóster, ya sea por una infección previa o por una vacunación, y ha desarrollado inmunidad frente a la enfermedad
• Diferenciar entre una infección activa y una previa
• Determinar si una persona con síntomas graves o atípicos tiene una infección por varicela zóster o bien otro trastorno que curse con síntomas similares

Existen distintos métodos de estudio de la infección por virus varicela-zóster. Cuando una persona queda expuesta al VVZ, su sistema inmune responde produciendo anticuerpos frente al virus. En la sangre se pueden encontrar dos tipos de anticuerpos: IgM e IgG.

• Los anticuerpos IgG se producen al cabo de unas semanas de la infección inicial y proporcionan protección a largo término. Los niveles de IgG aumentan durante la infección activa y se estabilizan cuando la infección se resuelve y el virus pasa a ser inactivo.

Una vez se ha estado expuesto al virus varicela-zóster, quedan cantidades detectables de anticuerpos IgG frente al virus durante el resto de la vida. La medida de los anticuerpos IgG e IgM puede resulta útil para confirmar la presencia de una infección reciente o de una previa.

¿Qué significa el resultado tras el examen de varicela zóster, Ig M?

Los resultados deben interpretarse con precaución y junto con la sintomatología que presenta el individuo. A veces resulta difícil distinguir entre infección latente o activa; los motivos pueden ser los siguientes:

• Una persona infectada por el virus varicela zóster seguirá albergando el virus una vez los síntomas hayan desaparecido. El virus se puede reactivar de manera intermitente, liberándose pequeñas cantidades del virus hacia los distintos fluidos del organismo pero a menudo sin ocasionar manifestaciones clínicas
• En personas inmunosuprimidas o en bebés la respuesta de producción de anticuerpos frente a la infección puede ser débil – los niveles de IgM y de IgG pueden ser menores a los habituales, a pesar de estar pasando una infección activa por varicela zóster.
• Es posible que el virus no se encuentre en suficiente cantidad en la muestra obtenida para estudio

CONSIDERACIONES SOBRE EL EXAMEN DE VARICELA ZÓSTER, IG M

El virus de la varicela-zóster es el agente responsable de producir la varicela (sobre todo en niños, adolescentes y jóvenes) y el herpes zóster (sobre todo en adultos o ancianos). Por ello, su denominación más apropiada en español sería virus de la varicela y del herpes zóster. Pertenece al grupo de los herpesvirus que infectan a los seres humanos y a otros vertebrados.

Micrografía electrónica en la que se ven varios miembros de la familia Herpesviridae, entre ellos el virus varicela-zóster y los virus del herpes simple de tipo 1 y de tipo 2 (HSV-1 y HSV-2).

La infección primaria por el VVZ causa varicela, la que raras veces se asocia con complicaciones como encefalitis o neumonía. Aun cuando los síntomas clínicos de la varicela desaparezcan el VVZ permanecerá inactivo en el sistema nervioso de las personas infectadas (virus latente), en el área del nervio trigémino y el ganglio espinal.

En el 10-20 por ciento de los casos el VVZ se reactiva en el transcurso de la vida para provocar la enfermedad conocida como herpes zóster o herpes.

Como puede apreciar, estos son algunos de los puntos que debe tener en cuenta al momento de realizarse el examen de varicela zóster, Ig M. No se olvide de prestar atención a las indicaciones que le brinden su médico y laboratorio.

También puede interesarle: Colesterol total

LO QUE TIENE QUE SABER:

El examen de varicella zoster Ig M es brindado por Citolab, laboratorio clínico y anatomía patológica. Puede encontrarnos en la avenida Guardia Civil N° 2187, en el Callao (referencia: frente al Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión). O también comunicarse a los teléfonos 4536469 o al 989344800 y 948079061.

A TENER EN CUENTA
Esta información proporcionada, a través de este medio, no puede reemplazar, de manera alguna, a un servicio de atención médica personal. De igual manera, estos datos y literatura médica no son los ideales para determinar algún diagnóstico o escoger algún tratamiento a seguir. Estos datos detallados sobre el examen clínico en mención son exclusivamente de carácter informativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *