Coombs indirecto

El examen de coombs indirecto se utiliza para detectar anticuerpos dirigidos contra los antígenos de los hematíes (o glóbulos rojos de la sangre).

¿Cuándo hacer el análisis de coombs indirecto?

Antes de recibir una transfusión sanguínea o durante el embarazo y en el momento del parto se debe realizar este examen de coombs indirecto.

¿Qué muestra se requiere para el examen de coombs indirecto?

La determinación de la prueba de coombs indirecto se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa para el examen de coombs indirecto?

Para esta prueba de coombs indirecto no se necesita ninguna preparación especial.

¿Qué es lo que se analiza durante el examen de coombs indirecto?

La prueba coombs indirecto detecta anticuerpos circulantes dirigidos contra los hematíes. El motivo principal por el que una persona puede tener anticuerpos dirigidos contra sus hematíes es haber estado expuesta, a través de una transfusión de sangre o por el embarazo, a hematíes de otra persona.

Los hematíes (o glóbulos rojos de la sangre) suelen tener unas estructuras en su superficie conocidas como antígenos. Cada persona presenta en sus hematíes un conjunto de antígenos característico, determinado por la herencia.

Los antígenos principales de superficie de los hematíes humanos son los antígenos O, A y B, otorgando a los individuos unos grupos sanguíneos característicos: A, B, AB o O, en función de la presencia o ausencia de dichos antígenos. Otro antígeno de superficie importante es el facor Rh o antígeno D. Estos son algunos de los puntos a tener en cuenta para la prueba de coombs indirecto.

Si el antígeno D está presente en los hematíes de una persona, se dice que la persona es Rh+ (positivo); si estuviera ausente sería Rh- (negativo). Si desea más información acerca de estos antígenos, acceda a este enlace. Por otra parte, existen otros muchos antígenos eritrocitarios que también caracterizan a otros grupos sanguíneos menos conocidos, como los grupos Kell, Lewis y Kidd.

Las causas que inducen a una persona a producir anticuerpos contra antígenos de hematíes pueden ser:

*En una transfusión sanguínea es normal que una persona tenga anticuerpos frente a los antígenos A y B de los hematíes ya que se producen sin haber estado expuesto a ellos. Antes de recibir una transfusión sanguínea, se verifica la compatibilidad ABO y Rh entre el receptor y el donante, para prevenir reacciones transfusionales graves; es importante saber que los anticuerpos del receptor no reaccionen ni destruyan los hematíes del donante.

En una transfusión sanguínea, el sistema inmune del receptor también reconoce como extraños otros antígenos que sus hematíes no tengan, como los de otros grupos sanguíneos (por ejemplo, Kell o Kidd). El receptor puede entonces generar anticuerpos que se unirán a los hematíes del donante. Cuantas más transfusiones se haya recibido, más fácil es que se presenten anticuerpos frente a hematíes.

*En incompatibilidades materno-fetales  un bebé puede heredar antígenos paternos que no se encuentran en los hematíes de la madre. Durante el embarazo y en el momento del parto, en el momento en que se va desprendiendo la placenta, cuando algunas células del bebé entran en la circulación materna la madre puede así quedar expuesta a antígenos extraños.

Esto puede ocasionar la enfermedad hemolítica del recién nacido, que no suele afectar al primer hijo sino a los siguientes embarazos, en los que los anticuerpos maternos cruzan la placenta y se unen a los hematíes del bebé, hemolizándolos. Una prueba de coombs indirecto puede determinar si la madre ha producido anticuerpos distintos de los del grupo ABO.

La primera vez que una persona se expone a antígenos extraños de hematíes, ya sea por una transfusión o durante el embarazo, puede empezar a producir anticuerpos aunque sus células no tendrán el tiempo suficiente como para llegar a producir tantos anticuerpos como para destruir a los hematíes extraños.

No obstante, en la segunda exposición, la respuesta inmune puede ser mucho más intensa de manera que la cantidad de anticuerpos producida es suficiente para unirse y hemolizar los hematíes transfundidos o los del bebé. Los anticuerpos contra los antígenos ABO ya se producen normalmente y por lo tanto no es necesario ninguna exposición a hematíes extraños para que se produzcan.

La prueba de coombs indirecto detecta la presencia de anticuerpos contra hematíes  (distintos a los ABO) en sangre; estos anticuerpos se identifican con una prueba de identificación de anticuerpos (si desea más información acceda a este enlace).

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis de coombs indirecto?

La muestra para el análisis de coombs indirecto se realiza a través de la extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?

Para esta prueba de coombs indirecto no se requiere ninguna preparación especial.

¿Cuándo se solicita la prueba de coombs indirecto?

La prueba de coombs indirecto se solicita siempre previamente a una transfusión de sangre y también en todos los embarazos. En mujeres Rh-negativas, se realiza a las 28 semanas previamente a la inyección de la Ig-Rh, y después del alumbramiento si el bebé es Rh positivo.

En mujeres embarazadas Rh-negativas con anticuerpos de tipo Rh (sensibilizadas frente a antígenos extraños), se solicita a veces la prueba de coombs indirecto para conocer de manera aproximada la cantidad de anticuerpo presente.

¿Qué significa el resultado tras el examen de coombs indirecto?

Si la prueba de coombs indirecto es positiva, existe uno o más tipos de anticuerpos frente a hematíes. Algunos de estos anticuerpos pueden ser más significativos que otros. Si la prueba se utiliza antes de una transfusión de sangre, un resultado positivo indica la necesidad de realizar una prueba de identificación de anticuerpos para saber qué anticuerpos están presentes.

Una vez el anticuerpo ha sido identificado, se debe buscar sangre de un donante que no contenga el antígeno correspondiente, así no se producirá la reacción de destrucción de los hematíes.

Si una madre Rh-negativa tiene una prueba de coombs indirecto negativa puede administrarse durante las siguientes 72 horas la inyección de Ig-Rh para prevenir la producción de anticuerpos.

Si por el contrario tiene un resultado positivo, debe identificarse el tipo de anticuerpos presentes. Si los anticuerpos resultan ser del tipo Rh, la inyección con Ig-Rh no será útil. Si se identifica un anticuerpo diferente, la inyección con inmunoglobulina Rh todavía podría administrarse para prevenir así el desarrollo de anticuerpos. Estos son algunos de los puntos esenciales que debe conocer tras la realización de prueba de coombs indirecto.

También puede interesarle: Colesterol total

LO QUE TIENE QUE SABER:

El examen de coombs indirecto es brindado por Citolab, laboratorio clínico y anatomía patológica. Puede encontrarnos en la avenida Guardia Civil N° 2187, en el Callao (referencia: frente al Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión). O también comunicarse a los teléfonos 4536469 o al 989344800 y 948079061.

A TENER EN CUENTA
Esta información proporcionada, a través de este medio, no puede reemplazar, de manera alguna, a un servicio de atención médica personal. De igual manera, estos datos y literatura médica no son los ideales para determinar algún diagnóstico o escoger algún tratamiento a seguir. Estos datos detallados sobre el examen clínico en mención son exclusivamente de carácter informativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *