TSH autoanticuerpos

El examen de TSH autoanticuerpos sirve para ayudar en el diagnóstico y monitorización de enfermedades tiroideas autoinmunes y para diferenciarlas de otras formas de enfermedades tiroideas. También sirve para orientar en la toma de decisiones terapéuticas.

¿Cuándo realizar el análisis de TSH autoanticuerpos?

Si existe un aumento de tamaño de la glándula tiroidea (bocio) y los resultados de pruebas tiroideas como TSH, T4 y T3 indican una disfunción tiroidea; junto con la tiroglobulina cuando se usa con finalidades de monitorización; a intervalos determinados según recomendado por el médico si existe una alteración tiroidea autoinmune ya conocida.

¿Qué muestra se requiere para el examen de TSH autoanticuerpos ?

La determinación para el examen de TSH autoanticuerpos se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa para el examen de TSH autoanticuerpos?

Para esta prueba de TSH autoanticuerpos no se necesita ninguna preparación especial.

¿Cómo se utiliza la prueba de TSH autoanticuerpos?

Los anticuerpos antitiroideos se solicitan principalmente como ayuda al diagnóstico en enfermedades tiroideas autoinmunes y para diferenciarlas de otras formas de disfunción tiroidea.

Pueden solicitarse en la investigación de la causa de un aumento de tamaño de la glándula tiroides (bocio) y de la causa de signos y síntomas asociados a niveles elevados o disminuidos de hormonas tiroideas. La prueba puede realizarse como seguimiento cuando los resultados de otras pruebas tiroideas (como TSH, T4 y T3) indican disfunción tiroidea.

Pueden también solicitarse los anticuerpos antitiroideos (uno o varios) cuando una persona con un trastorno autoinmune ya conocido y no relacionado con enfermedad del tiroides, como por ejemplo lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide o anemia perniciosa, desarrolla síntomas que sugieren afectación del tiroides. Esta afectación puede ocurrir en cualquier momento durante el curso de estas enfermedades.

En la monitorización del tratamiento del cáncer de tiroides, los anticuerpos antitiroglobulina se utilizan para determinar si dichos anticuerpos están interfiriendo en los resultados de la medida de los niveles de tiroglobulina.

Si una mujer embarazada padece una enfermedad tiroidea autoinmune conocida (como tiroiditis de Hashimoto o enfermedad de graves) o tiene otra alteración autoinmune y se sospecha que existe afectación tiroidea, se pueden solicitar uno o varios de los anticuerpos antitiroideos al comienzo del embarazo y posteriormente casi al final del mismo.

Estas pruebas se usan para determinar si el niño tiene riesgo de padecer alguna disfunción tiroidea ya que los anticuerpos antitiroideos pueden atravesar la placenta y causar hipotiroidismo o hipertiroidismo al feto o al recién nacido.

Los anticuerpos antitiroideos también pueden solicitarse cuando una persona con otra enfermedad autoinmune tiene síntomas de disfunción tiroidea y cuando el médico sospecha que una mujer puede tener trastornos que afectan su capacidad reproductora, y que podrían estar asociados a la presencia de autoanticuerpos.

¿Cuándo se solicita el examen de TSH autoanticuerpos?

La determinación de autoanticuerpos antitiroideos se solicita cuando una persona presenta signos y síntomas de disfunción tiroidea (niveles alterados de hormonas tiroideas), especialmente si se sospecha como causa una enfermedad autoinmune.

Unos niveles disminuidos de hormonas tiroideas (hipotiroidismo) pueden causar síntomas como:

  • Aumento de peso
  • Fatiga
  • Bocio
  • Sequedad de piel
  • Pérdida de cabello
  • Intolerancia al frío
  • Estreñimiento

Unos niveles elevados de hormonas tiroideas (hipertiroidismo) pueden causar síntomas como:

  • Sudoración
  • Aceleración del ritmo cardíaco
  • Ansiedad
  • Temblores
  • Fátiga
  • Insomnio
  • Pérdidas de peso bruscas
  • Protrusión de los ojos (ojos saltones)

¿Qué significa el resultado tras el examen de TSH autoanticuerpos ?

Resultados negativos, tras examen de TSH autoanticuerpos, indican que no existen autoanticuerpos antitiroideos en el momento en que se obtuvo la muestra de sangre. y sugieren que los síntomas podrían atribuirse a otra causa distinta a la autoinmune.

No obstante, un determinado porcentaje de personas con enfermedad tiroidea autoinmune no presenta autoanticuerpos; en estos casos puede ser interesante repetir la prueba al cabo de un tiempo para observar si se están desarrollando.

Se pueden encontrar niveles ligeramente o moderadamente elevados de anticuerpos antitiroideos en una gran variedad de alteraciones tiroideas y autoinmunes como cáncer de tiroides, diabetes tipo 1, artritis reumatoide, anemia perniciosa y enfermedades vasculares autoinmunes del colágeno. Aumentos significativos de sus concentraciones indican más frecuentemente enfermedades autoinmunes tiroideas tales como tiroiditis de Hashimoto y enfermedad de Graves.

En general la presencia de autoanticuerpos antitiroideos sugiere una afectación autoinmune del tiroides, siendo la probabilidad de afectación mayor cuanto más elevados estén. Niveles que van aumentando pueden ser más significativos que niveles estables ya que indican un incremento de la actividad autoinmune.

Todos estos anticuerpos incrementan el riesgo de hipertiroidismo o hipotiroidismo del feto o del recién nacido si están presentes en la madre. Estos son algunos de los puntos a tener en cuenta para la realización del examen de TSH autoanticuerpos.

Si cuando el médico solicita niveles de tiroglobulina también estuvieran presentes anticuerpos antitiroglobulina (TgAb), estos últimos interferirían en el resultado de la prueba. Esto podría significar que no se pudiera emplear la tiroglobulina como marcador tumoral de cáncer de tiroides.

Si cuando se emplea TgAb como herramienta de monitorización, éste permanece elevado o inicialmente ha descendido pero vuelve a aumentar con el tiempo, es probable que el tratamiento no haya sido efectivo y que la enfermedad continúe o esté recurriendo. Si los niveles están disminuyendo y han disminuido a niveles indetectables, es probable que la terapia haya sido efectiva. Todos estos aspectos debe tener en cuenta al momento de la realización del examen de TSH autoanticuerpos.

Un cierto porcentaje de personas sanas puede dar positivo para uno o más anticuerpos antitiroideos. La prevalencia de estos autoanticuerpos antitiroideos tiende a ser más alta en mujeres, a aumentar con la edad e indica un mayor riesgo de desarrollar enfermedad tiroidea en el futuro. Si una persona sin disfunción tiroidea aparente tiene alguno de los anticuerpos antitiroideos, seguramente se la irá controlándola a lo largo del tiempo.

Aunque es posible que la mayoría de personas no presente nunca afectación tiroidea, algunas podrían desarrollarla en el futuro. Todos estos aspectos debe tener en cuenta al momento de la realización del examen de TSH autoanticuerpos.

También puede interesarle: Colesterol total

LO QUE TIENE QUE SABER:

El examen de TSH autoanticuerpos es brindado por Citolab, laboratorio clínico y anatomía patológica. Puede encontrarnos en la avenida Guardia Civil N° 2187, en el Callao (referencia: frente al Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión). O también comunicarse a los teléfonos 4536469 o al 989344800 y 948079061.

A TENER EN CUENTA
Esta información proporcionada, a través de este medio, no puede reemplazar, de manera alguna, a un servicio de atención médica personal. De igual manera, estos datos y literatura médica no son los ideales para determinar algún diagnóstico o escoger algún tratamiento a seguir. Estos datos detallados sobre el examen clínico en mención son exclusivamente de carácter informativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *