Herpes II, Ig G

Las pruebas para detectar herpes se hacen a fin de encontrar el virus del herpes simple (HSV, por sus siglas en inglés). Una infección por el HSV puede causar llagas pequeñas y dolorosas que parecen ampollas en la piel o en el revestimiento de tejido (membranas mucosas) de la garganta, la nariz, la boca, la uretra, el recto y la vagina. Una de las pruebas para detectar esta enfermedad es el herpes II, Ig G.

Una infección por herpes puede causar un único brote de herpes, pero, en muchos casos, la persona infectada presentará más brotes.  Una de las pruebas para detectar esta enfermedad es el herpes II, Ig G.

Existen dos tipos de HSV.

El HSV tipo 1 causa herpes labial (en los labios), también llamado ampollas febriles. El HSV-1 suele transmitirse por besar o por compartir cubiertos (como cucharas o tenedores) cuando hay presencia de llagas. El HSV-1 también puede causar llagas alrededor de los genitales.

El HSV tipo 2 causa llagas en la zona genital (herpes genital), por ejemplo, en la vagina o en el pene, o alrededor de ellos. El HSV-2 también provoca la infección por herpes que se ve en bebés que nacen por vía vaginal de mujeres que tienen herpes genital. El HSV-2 suele transmitirse por contacto sexual. Algunas veces, el HSV-2 puede causar llagas en la boca.

En raras ocasiones, el HSV puede infectar otras partes del cuerpo, como los ojos y el cerebro. Las pruebas para detectar el HSV suelen realizarse solo para llagas en la zona genital. También se pueden hacer con otros tipos de muestras, como líquido cefalorraquídeo, sangre, orina o lágrimas. Para ver si las úlceras son causadas por el HSV, se pueden realizar diferentes tipos de pruebas.

Cultivo viral de herpes. Esta es una prueba para detectar el virus del herpes. Se añade líquido de una llaga reciente a ciertas células que se usan para hacer que se desarrolle el HSV. Si el virus no infecta las células, el cultivo es negativo. Si el virus del herpes infecta las células, el cultivo es positivo. A menudo, no se detecta el virus en el cultivo, incluso cuando está presente (resultados negativos falsos).

Prueba de detección del antígeno del virus del herpes. Las células de una llaga reciente se raspan y luego se esparcen sobre el portaobjetos de un microscopio. Esta prueba detecta los marcadores (llamados antígenos) en la superficie de las células infectadas con el virus del herpes. Esta prueba se puede realizar junto con un cultivo viral o en su lugar.

Prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés). Una prueba de PCR se puede hacer en las células o en el líquido de una llaga o en la sangre, o en otro líquido, como, por ejemplo, el líquido cefalorraquídeo. La PCR detecta el material genético (ADN) del virus HSV.

Esta prueba puede señalar la diferencia entre el HSV-1 y el HSV-2. Usar la prueba de PCR sobre las llagas de la piel no es común. La PCR se usa principalmente para analizar líquido cefalorraquídeo en casos raros cuando el herpes puede haber causado una infección en el cerebro o alrededor de este.

Pruebas de anticuerpos. Los análisis de sangre pueden detectar anticuerpos que el sistema inmunitariogenera para combatir una infección por herpes. Las pruebas de anticuerpos se hacen algunas veces, pero no son tan precisas como el cultivo viral para encontrar la causa de una llaga específica o de una úlcera específica.

Las pruebas de anticuerpos no siempre pueden señalar la diferencia entre una infección por herpes activa y una infección por herpes que ocurrió en el pasado.

Debido a que a los anticuerpos les lleva tiempo desarrollarse después de la primera infección, la prueba de anticuerpos podría arrojar un resultado negativo si se ha infectado recientemente. Algunos análisis de sangre pueden señalar la diferencia entre el HSV-1 y el HSV-2.

Una infección por herpes es incurable. Una vez que ha sido infectado por el HSV, el virus permanece en el cuerpo toda la vida. Se «esconde» en un cierto tipo de células nerviosas y causa más brotes de llagas en algunas personas.  Una de las pruebas para detectar esta enfermedad es el herpes II, Ig G.

Las infecciones recurrentes pueden ser desencadenadas por estrés, fatiga, luz solar u otra infección, como un resfriado o una gripe. Los medicamentos pueden aliviar los síntomas y acortar la duración de los brotes, pero no pueden curar la infección. Un virus diferente del herpes (llamado varicela zóster) causa la varicela y la culebrilla.

Aunque las infecciones por herpes genital no son una emergencia de hospital, el tratamiento es más efectivo cuando se realiza dentro de los primeros días del brote.  Una de las pruebas para detectar esta enfermedad es el herpes II, Ig G.

¿Cuál es la diferencia entre el herpes genital y el herpes oral?

Dado que hay dos tipos del virus del herpes simple (el VHS-1 y el VHS-2) que pueden vivir en muchas regiones del cuerpo, mucha gente no tiene del todo claro cómo llamar a estas infecciones. En realidad, es muy sencillo:

• Cuando el VHS-1 o el VHS-2 infectan tu área genital (vulva, vagina, cuello uterino, ano, pene, escroto o áreas cercanas) se denomina herpes genital.

• Cuando el VHS-1 o el VHS-2 infectan los labios, la boca y la garganta o áreas cercanas, se denomina herpes oral. Las llagas del herpes oral, a veces, reciben el nombre de úlcera bucal o herpes febril.

El VHS-1 suele provocar herpes oral y el VHS-2, herpes genital: cada cepa tiene un área en la que prefiere vivir. Sin embargo, ambos tipos del virus pueden infectar cualquiera de las dos áreas.

Por ejemplo, puedes contraer el VHS-1 en los genitales si alguien con úlcera bucal te hace sexo oral. También puedes contraer el VHS-2 en la boca si le practicas sexo oral a alguien con el VHS-2 en el área genital.  Una de las pruebas para detectar esta enfermedad es el herpes II, Ig G.

¿Cómo se contagia el herpes?

El herpes se contagia fácilmente por el contacto de piel a piel con alguien que tiene el virus. Te contagias cuando tus genitales o tu boca entra en contacto con los genitales o la boca de otra persona, normalmente durante el sexo oral, anal o vaginal.  Una de las pruebas para detectar esta enfermedad es el herpes II, Ig G.

El herpes se transmite aun cuando el pene o la lengua no penetran completamente en la vagina, el ano o la boca. No es necesario eyacular para transmitir el herpes. Basta con que haya un rápido contacto de piel a piel. También puedes contagiarte por besar a alguien que tiene herpes oral.

La piel de los genitales, la boca y los ojos pueden infectarse con facilidad. Otras áreas de la piel pueden infectarse si el virus del herpes encuentra una forma de entrar, por ejemplo a través de cortaduras, quemaduras, erupciones u otras llagas.  Una de las pruebas para detectar esta enfermedad es el herpes II, Ig G.

No es necesario tener relaciones sexuales para contraer el herpes. En ocasiones, el herpes puede transmitirse por una vía no sexual, como cuando un padre con herpes le da un beso en los labios a su hijo. La mayoría de las personas con herpes oral se contagiaron cuando eran niños. La madre puede transmitirle herpes genital a su bebé durante el parto vaginal, aunque no es muy habitual.

También puedes propagar el herpes a otras partes del cuerpo si te tocas una llaga y luego la boca, los genitales o los ojos sin lavarte las manos. También puedes transmitirle el herpes a otra persona por esta vía.  Una de las pruebas para detectar esta enfermedad es el herpes II, Ig G.

El herpes es más contagioso cuando hay llagas abiertas y húmedas, pues la secreción de las ampollas propaga fácilmente el virus. Pero el herpes también puede propagarse y pasar a otras personas cuando no hay llagas y la piel se ve perfectamente normal.

La mayoría de las personas se contagian el herpes de personas que no tienen llagas. El herpes puede vivir en el organismo durante años sin provocar síntomas, por lo que es muy difícil saber con certeza cuándo y cómo te contagiaste. Por ese motivo, tantas personas lo tienen; es una infección muy silenciosa.  Una de las pruebas para detectar esta enfermedad es el herpes II, Ig G.

Debido a que el virus muere rápidamente fuera del organismo, el herpes no se contagia por dar abrazos, darse la mano, toser, estornudar o sentarse en el asiento del inodoro.  Una de las pruebas para detectar esta enfermedad es el herpes II, Ig G.

También puede interesarle: Colesterol total

LO QUE TIENE QUE SABER:

El examen de herpes II, Ig G  es brindado por Citolab, laboratorio clínico y anatomía patológica. Puede encontrarnos en la avenida Guardia Civil N° 2187, en el Callao (referencia: frente al Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión). O también comunicarse a los teléfonos 4536469 o al 989344800 y 948079061.

A TENER EN CUENTA
Esta información proporcionada, a través de este medio, no puede reemplazar, de manera alguna, a un servicio de atención médica personal. De igual manera, estos datos y literatura médica no son los ideales para determinar algún diagnóstico o escoger algún tratamiento a seguir. Estos datos detallados sobre el examen clínico en mención son exclusivamente de carácter informativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *