Herpes I, Ig G

El herpes simple es una enfermedad infecciosa inflamatoria viral que se caracteriza por la aparición de lesiones cutáneas formadas por pequeñas vesículas agrupadas en racimo y rodeadas de un halo rojo. Es por ello que la prueba de herpes I, Ig G permite detectar la presencia de esta enfermedad.

Es causada por el herpes simplex tipo I (HSV I) que afecta principalmente cara, labios, boca y parte superior del cuerpo, y de tipo II (HSV II) que se presenta más frecuentemente en genitales y parte inferior del cuerpo.

Hay tratamientos disponibles para reducir los síntomas y acelerar el proceso de curación de las lesiones, tras el cual el virus persistirá de forma latente en el organismo hasta la reaparición del siguiente episodio activo. Asimismo, también la prueba de herpes I, Ig G sirve para diagnosticar esta enfermedad.

La determinación del virus del herpes simple (VHS) se realiza para identificar una infección herpética aguda o para detectar la presencia de anticuerpos frente al VHS, lo que indicaría la existencia de una exposición previa al virus.

La infección por el virus del herpes simple es una de las infecciones víricas más frecuentes. Existen dos tipos de virus del herpes simple, VHS-1 y VHS-2. Ambos tipos son contagiosos y provocan periódicamente pequeñas ampollas (vesículas) que se rompen formando lesiones abiertas. La prueba de herpes I, Ig G sirve para detectar esta enfermedad.

El VHS-1 produce vesículas principalmente alrededor de la cavidad oral y en la boca, mientras que el VHS-2 generalmente produce las lesiones en el área genital; sin embargo, los dos tipos de VHS pueden afectar a ambas zonas. La prueba de herpes I, Ig G sirve para detectar esta enfermedad.

El virus del herpes simple puede transmitirse de persona a persona a través del contacto con la piel cuando las úlceras están abiertas o en proceso de cicatrización y, a veces, puede transmitirse también cuando las úlceras todavía no son visibles a simple vista.

La infección por el VHS-2 es frecuentemente una enfermedad de transmisión sexual, aunque el VHS-1 también puede transmitirse durante el sexo oral y quedar localizado en el área genital. Según la American Sexual Health Association y el Herpes Resource Center, aproximadamente el 50% de adultos tiene el VHS-1 y 17% el VHS-2.

Debido a que los síntomas pueden ser leves, el 90% de los individuos con el VHS-2 puede ignorar que ha padecido una infección.

Cuando una persona se infecta por primera vez, pueden aparecer ampollas o vesículas dolorosas en el sitio de la infección; estas lesiones suelen aparecer a las dos semanas de la transmisión del virus y suelen curarse en unas dos o cuatro semanas. La prueba de herpes I, Ig G sirve para detectar esta enfermedad.

Las lesiones pueden aparecer también en la zona vaginal, en el pene, alrededor del ano o en nalgas y muslos. Este primer episodio puede incluir un segundo brote de ampollas acompañadas de síntomas similares a los de una gripe, como fiebre e inflamación de los ganglios linfáticos.

No obstante, no todas las personas infectadas desarrollan ampollas y a veces los síntomas son tan leves que pasan desapercibidos o se confunden con otros procesos, como picaduras de insectos o erupciones. Una vez resuelta la infección inicial, el VHS queda escondido en el organismo de forma latente. En periodos de estrés o enfermedad, el virus puede reactivarse. La prueba de herpes I, Ig G sirve para detectar esta enfermedad.

Si el individuo tiene el sistema inmune debilitado o suprimido (inmunocomprometido), como sería el caso de una infección por VIH o SIDA, o en receptores de órganos, la infección por VHS puede ser más grave y los brotes pueden aparecer más frecuentemente.

A pesar de que la infección por el VHS no se puede curar, existen fármacos antivíricos que permiten limitar los brotes y en caso de que se produzcan, que estos sean más cortos, con menos síntomas y con menor liberación de virus. La prueba de herpes I, Ig G sirve para detectar esta enfermedad.

Raramente, una madre infectada por VHS puede transmitir la infección al bebé en el momento del parto (vaginal) y causar así un herpes neonatal. Los signos y síntomas de un herpes neonatal suelen aparecer durante el primer mes de vida y deben tratarse para evitar así daños a largo plazo en el hijo.

Es muy importante monitorizar una posible reactivación de la infección por VHS en la mujer embarazada; en tales casos puede estar indicada una cesárea. La prueba de herpes I, Ig G sirve para detectar esta enfermedad.

La infección por el VHS puede afectar al cerebro, ocasionando una encefalitis, que puede ser fatal o producir daño neurológico permanente en los que sobreviven a ella. La prueba de herpes I, Ig G sirve para detectar esta enfermedad.

Métodos de medida

La determinación del VHS detecta al propio virus, el ADN vírico o los anticuerpos frente al virus. Durante una infección primaria aguda o una reactivación, el virus puede detectarse mediante:

Cultivo del virus del herpes – se recoge una muestra de líquido de una vesícula abierta que se inocula en células en las que el virus se desarrolla. Una vez el virus ha crecido, puede determinarse si se trata del VHS-1 o del VHS-2; esto puede ser interesante de cara al pronóstico.

Se trata de una prueba sensible y específica, aunque se tarda un par de días en obtener el resultado. Pueden obtenerse resultados falsamente negativos cuando la cantidad de virus en la muestra analizada es insuficiente. La prueba de herpes I, Ig G sirve para detectar esta enfermedad.

Determinación del ADN del VHS – esta prueba detecta material genético del VHS en una muestra procedente de una vesícula o ampolla, sangre o algún otro fluido biológico. La prueba del ADN del VHS suele realizarse cuando el médico alberga una elevada sospecha de la infección pero el cultivo del virus ha resultado negativo, o también cuando una persona está siendo tratada de la infección.

Esta prueba permite detectar el virus así como identificar el tipo y como es más sensible que el cultivo del virus, es útil cuando hay poca cantidad de virus (como en la encefalitis vírica) o si la lesión lleva varios días de evolución.

Este método es el mejor para detectar meningitis, encefalitis o queratitis (inflamación de la córnea) por VHS, debido a su mayor sensibilidad. La prueba de herpes I, Ig G sirve para detectar esta enfermedad.

• Determinación de anticuerpos frente al VHS – los anticuerpos frente al VHS son proteínas específicas que el organismo produce y libera al torrente sanguíneo para protegerse de la infección. La producción de anticuerpos IgM frente al VHS se inicia pocos días después de la primera infección y pueden detectarse en sangre durante varias semanas.

La producción de anticuerpos IgG frente al VHS se inicia después de la producción de los de tipo IgM. La concentración en sangre se eleva durante varias semanas, disminuye y luego se estabiliza. La prueba de herpes I, Ig G sirve para detectar esta enfermedad.

Cuando ha existido una infección por VHS, se continuarán produciendo pequeñas cantidades de IgG frente a VHS. La determinación de anticuerpos frente al VHS puede detectar ambos tipos de virus (VHS-1 y VHS-2) y también se dispone de pruebas que permiten detectar los anticuerpos tempranos de tipo IgM así como los anticuerpos de tipo IgG que permanecen de por vida en los individuos que han estado expuestos al virus.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?

El médico obtiene una muestra de una vesícula o úlcera de la boca o del área genital mediante una torunda o un raspasdo de la lesión. Si se sospecha meningitis o encefalitis, se obtiene una muestra de líquido cefalorraquídeo (LCR) por punción lumbar. Para la determinación de anticuerpos, se extrae la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?

Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

También puede interesarle: Colesterol total

LO QUE TIENE QUE SABER:

El examen de herpes I, Ig G es brindado por Citolab, laboratorio clínico y anatomía patológica. Puede encontrarnos en la avenida Guardia Civil N° 2187, en el Callao (referencia: frente al Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión). O también comunicarse a los teléfonos 4536469 o al 989344800 y 948079061.

A TENER EN CUENTA
Esta información proporcionada, a través de este medio, no puede reemplazar, de manera alguna, a un servicio de atención médica personal. De igual manera, estos datos y literatura médica no son los ideales para determinar algún diagnóstico o escoger algún tratamiento a seguir. Estos datos detallados sobre el examen clínico en mención son exclusivamente de carácter informativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *