Crioaglutininas

El examen de crioaglutininas sirve para determinar la causa de una anemia hemolítica; para diagnosticar una enfermedad por crioaglutininas. Este tipo de anemia causan la disminución de la masa de glóbulos rojos sanguíneos.

¿Cuándo hacer el análisis de crioaglutininas?

Cuando existen signos o síntomas asociados a anemia y dolor, palidez y coloración azulada en dedos de manos y pies y en la periferia de la orejas, que aparecen al exponerse a temperaturas frías; cuando se ha establecido el diagnóstico de anemia hemolítica y al médico le interesa conocer la causa.

¿Qué muestra se requiere para el examen de crioaglutininas?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa para el examen de crioaglutininas ?

Para esta prueba de crioaglutininas no se necesita ninguna preparación especial.

¿Qué es lo que se analiza en el examen de crioaglutininas?

Las crioaglutininas son autoanticuerpos producidos por el sistema inmunitario. Estos autoanticuerpos atacan a los propios hematíes del individuo y en consecuencia, cuando la persona se expone al frío, los hematíes se agrupan y se vuelven más susceptibles de ser destruidos por el organismo. Esta prueba detecta y mide la cantidad de crioaglutininas en sangre.

Cuando la presencia de crioaglutininas en sangre implica una destrucción importante de los hematíes, puede aparecer una anemia hemolítica, y disminuye la concentración de hemoglobina y el recuento de hematíes. Esta forma rara de anemia hemolítica autoinmune se conoce como enfermedad por crioaglutininas y puede ser primaria o secundaria; en el caso que sea secundaria está inducida por algún otro trastorno o enfermedad.

La enfermedad por crioaglutininas primaria afecta típicamente a personas a partir de la edad adulta, y tiene tendencia a cronificarse con el tiempo.

La enfermedad por crioaglutininas secundaria puede afectar a cualquier individuo y puede ser aguda o crónica, transitoria o persistente. Puede ocasionar una anemia hemolítica en mayor o menor grado y suele asociarse a una variedad de situaciones o trastornos como:

-Infecciones por Mycoplasma pneumoniae – hasta un 75% de las personas infectadas desarrolla crioaglutininas

-Mononucleosis infecciosa – más de un 60% de los afectados desarrolla crioaglutininas, aunque la anemia es rara en este tipo de infección

-Algunos cánceres como linfoma, leucemia y mieloma múltiple

-Algunas infecciones bacterianas como legionelosis (Legionella) y sífilis

-Algunas infecciones parasitarias como malaria

-Otras infecciones como infección por el VIH, gripe, citomegalovirus (CMV) virus de Epstein-Barr (EBV) y hepatitis C

La prueba para medir crioaglutininas no se solicita de forma rutinaria. Anteriormente había tenido gran utilidad pero ha caído en desuso a medida que se han ido desarrollando técnicas específicas para las causas secundarias, como por ejemplo la prueba para detectar infección por micoplasma.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis de crioaglutininas?

Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo. Durante el transporte hacia el laboratorio y hasta que no se lleve a cabo el análisis, la muestra debe mantenerse entre un rango de temperaturas determinado (no refrigerada)

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra de crioaglutininas?

Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

¿Cuándo se solicita el examen de crioaglutininas?

Las crioaglutininas pueden solicitarse cuando, al exponerse a temperaturas frías, una persona reacciona presentando signos y síntomas de anemia hemolítica, sugerentes de enfermedad por crioaglutininas. Entre los signos y síntomas se incluyen:

*Cansancio

*Debilidad

*Falta de energía

*Palidez cutánea

*Mareos

*Dolores de cabeza

En algunos casos, aparece una coloración azulada en dedos de manos y pies, y en orejas y punta de la nariz, al exponerse al frío.

¿Qué significa el resultado de crioaglutininas?

El resultado de la evaluación de crioaglutininas se expresa como un título, por ejemplo 1:64 o 1:512. Cuanto mayor sea el denominador, mayor cantidad de autoanticuerpos existe.

Los títulos más elevados de autoanticuerpos y los autoanticuerpos que reaccionan a temperaturas no tan frías se asocian a anemia hemolítica y a peor sintomatología.

El grado de hemólisis de los hematíes y de anemia hemolítica varía entre individuos y en una misma persona, con cada episodio de exposición al frío. Algunas situaciones, como la mononucleosis infecciosa, se asocian con mayor frecuencia a presencia de crioaglutininas, aunque raramente ocasionan una anemia.

A veces puede realizarse el estudio de crioaglutininas a varias temperaturas inferiores a la temperatura corporal pero superiores a 4ºC; por ejemplo a partir de 30ºC se va disminuyendo la temperatura para observar a partir de qué punto los hematíes empiezan a agregarse.

Esta información puede resultar importante en casos de aumentos crónicos de crioaglutininas (por ejemplo, antes de alguna intervención quirúrgica que suponga un enfriamiento del organismo). Por todo lo mencionado la importancia de realizarse un examen de crioaglutininas.

También puede interesarle: Colesterol total

LO QUE TIENE QUE SABER:

El examen de crioaglutininas es brindado por Citolab, laboratorio clínico y anatomía patológica. Puede encontrarnos en la avenida Guardia Civil N° 2187, en el Callao (referencia: frente al Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión). O también comunicarse a los teléfonos 4536469 o al 989344800 y 948079061.

A TENER EN CUENTA
Esta información proporcionada, a través de este medio, no puede reemplazar, de manera alguna, a un servicio de atención médica personal. De igual manera, estos datos y literatura médica no son los ideales para determinar algún diagnóstico o escoger algún tratamiento a seguir. Estos datos detallados sobre el examen clínico en mención son exclusivamente de carácter informativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *