Perfil lipídico

Un perfil lipídico, también conocido como «panel de lípidos», mide las concentraciones de distintos tipos de grasas en la sangre. El perfil lipídico es un grupo de exámenes de laboratorio que los médicos suelen solicitar para determinar los niveles de lípidos en la sangre, como el colesterol y los triglicéridos, cuya alteración está relacionada con las enfermedades cardiovasculares.

El colesterol total es la suma de los distintos tipos de colesterol. El colesterol es una sustancia grasa que el cuerpo necesita en cierta medida. Pero un exceso de colesterol puede causar problemas.

La lipoproteína de alta densidad, o colesterol HDL (por sus siglas en inglés), se suele llamar colesterol «bueno». El colesterol HDL ayuda al cuerpo a librarse del colesterol que le sobra.

Perfil lipídico
Perfil lipídico

La lipoproteína de baja densidad o colesterol LDL (por sus siglas en inglés), se suele llamar colesterol «malo». El colesterol LDL que se acumula en el torrente sanguíneo pueden obstruir vasos sanguíneos e incrementar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Los triglicéridos almacenan energía hasta que el organismo la necesita. Si el cuerpo acumula demasiados triglicéridos, se pueden obstruir vasos sanguíneos, lo que puede provocar problemas de salud. Es así que un examen de perfil lipídico permite analizar todos estos tipos de grasas en el organismo.

¿Por qué se hace esta prueba de perfil lipídico?

El perfil lipídico permite indicar el riesgo de una persona a desarrollar enfermedades cardíacas o aterosclerosis (el endurecimiento, estrechamiento u obstrucción de las arterias). Normalizar las concentraciones de lípidos lo antes posible puede reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y aterosclerosis más adelante.

El examen de perfil lipídico se puede pedir a cualquier persona que haya tenido un episodio cardiovascular, a pacientes con diabetes, con daño renal crónico o que tengan antecedentes familiares de dislipidemia o enfermedad cardiovascular prematura (antes de los 55 años en varones y 65 años en mujeres).

También a personas con factores de riesgo cardiovascular (fumador, hipertensión arterial, obesidad, etc.), o que tienen algún factor causal de dislipidemia (hipotiroidismo, consumo de alcohol, fármacos, etc.), en los que se usa para estimar el riesgo cardiovascular. También a personas sanas que desean un chequeo preventivo.

¿Cómo nos debemos preparar para un perfil lipídico?

En el caso de los menores que se sometan a un examen de perfil lipídico, es posible que se les pida que deje de comer y de beber durante 8 a 12 horas antes de hacerse el análisis de sangre, y que no haga ejercicio físico durante las 12 a 14 horas previas a la prueba.

Informe al médico de su hijo sobre cualquier medicación que esté tomando porque hay algunos medicamentos que pueden influir en los resultados de la prueba de perfil lipídico.

El hecho de que su hijo lleve puesta una camiseta de manga corta el día del análisis puede facilitarle las cosas; también pueden llevar encima un juguete o un libro para que se distraiga.  Estas mismas recomendaciones para la realización de un examen de perfil lipídico también pueden ser tomados en cuenta por los adultos.

¿Cómo se realizar el examen de perfil lipídico?

En la mayoría de los análisis de sangre, se extrae una muestra de sangre a partir de una vena. A tal efecto, un profesional de la salud:

  • limpia la piel
  • coloca una goma (torniquete) alrededor del área para que las venas se hinchen de sangre.
  • inserta una aguja en una vena (generalmente en el brazo, sea en la cara interna del codo, o bien en dorso de la mano)
  • introduce la muestra de sangre en un frasco o una jeringa.
  • extrae la goma y retira la aguja de la vena
  • En los lactantes, la sangre se puede extraer a partir de una punción en el talón. Después de limpiar el área, el profesional de la salud hará una pequeña punción en el talón del bebé con una pequeña aguja (o lanceta) para recoger una pequeña muestra de sangre. La extracción de una muestra de sangre solo provoca molestias de carácter temporal y lo único que se siente es un breve pinchazo.

¿Puedo estar con mi hijo durante la prueba?

Los padres se suelen poder quedar con sus hijos durante los análisis de sangre para la prueba de perfil lipídico. Intente que su hijo se relaje y dígale que se quede muy quieto porque unos músculos tensos pueden dificultar la extracción de sangre.

Es posible que su hijo prefiera apartar la mirada de la aguja cuando se la claven en la piel y cuando le saquen la sangre. Ayude a su hijo a relajarse haciendo respiraciones profundas o cantando su canción preferida.

¿Cuánto dura la prueba?

La mayoría de los análisis de sangre solo duran unos pocos minutos. En algunas ocasiones, puede costar mucho encontrar una vena, de modo que el profesional de la salud puede tener que probarlo más de una vez.

¿Qué ocurre después de la prueba?

El profesional de la salud extraerá la goma y la aguja, y después cubrirá el área con un algodón o una tirita para que deje de sangrar. Después de la extracción, es posible que aparezca un pequeño hematoma, que debería desaparecer en pocos días. Todos estos detalles deben de tenerse en cuenta en el momento de someterse a un examen de perfil lipídico.

¿Cuándo estarán listos los resultados?

Las muestras de sangre se procesan utilizando una máquina, y los resultados pueden tardar de unas pocas horas a un día en estar listos. Si los resultados de la prueba indicaran un posible problema, el médico pediría otras pruebas para averiguar en qué consiste el problema y cómo tratarlo. Todos estos detalles deben de tenerse en cuenta en el momento de someterse a un examen de perfil lipídico.

¿El perfil lipídico se asocia a algún riesgo?

El perfil lipídico es un procedimiento seguro con unos riesgos mínimos. Algunos niños se marean o se desmayan cuando les sacan sangre. Unos pocos niños y adolescentes tienen mucho miedo a las agujas. Si su hijo está ansioso, hable con su médico antes de hacerle la prueba sobre formas de hacer el procedimiento más sencillo.

Es habitual que aparezca un pequeño hematoma y un dolor muscular leve en la zona del pinchazo, que puede durar unos pocos días. Pida ayuda médica si el malestar o las molestias de su hijo empeoran o duran más tiempo. Lo mismo sucede en los adultos que se someten a un examen de perfil lipídico de este tipo. Todos estos detalles deben de tenerse en cuenta en el momento de someterse a un examen de perfil lipídico.

Si tiene alguna duda sobre el perfil lipídico, hable con el médico de su hijo o con el profesional que vaya a hacerle la extracción de sangre.

También puede interesarle: Colesterol total

LO QUE TIENE QUE SABER:

El examen de perfil hepático es brindado por Citolab, laboratorio clínico y anatomía patológica. Puede encontrarnos en la avenida Guardia Civil N° 2187, en el Callao (referencia: frente al Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión). O también comunicarse a los teléfonos 4536469 o al 989344800 y 948079061.

A TENER EN CUENTA
Esta información proporcionada, a través de este medio, no puede reemplazar, de manera alguna, a un servicio de atención médica personal. De igual manera, estos datos y literatura médica no son los ideales para determinar algún diagnóstico o escoger algún tratamiento a seguir. Estos datos detallados sobre el examen clínico en mención son exclusivamente de carácter informativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *